Unos arreglos en la fachada del Colegio Sasoeta-Zumaburu realizados a comienzos de curso descubrieron problemas graves en la estructura del edificio, lo que exigió un análisis de las posibles patologías que afectaban al mismo. Este informe se trasladó al Gobierno Vasco para que elaborara un proyecto de rehabilitación y comenzase la obra, comunicando a la AMPA que los 487 niños y niñas matriculados podrían volver a las instalaciones del centro en tres meses. Resulta incomprensible que ya haya pasado el curso y una situación que se entendía imprevista y “provisional” vaya a alargarse dos años. El Ayuntamiento habilitó espacios en el antiguo euskaltegi, el Hogar del Jubilado y el centro escolar de Sasoeta para reubicar al alumnado hasta que se rehabilitara el edificio, pero como denuncia la AMPA en su informe de carencias, las condiciones que están sufriendo los niños y niñas del centro son inaceptables.

Dos cursos enteros sin su escuela

Así se expresaba en el último Pleno municipal una de las madres que acudieron indignadas:A falta de una semana para comenzar el curso recibimos la fatídica llamada desde secretaría del centro: nuestros hijos no pueden comenzar el curso allí, y trasladan a todos los alumnos a diferentes ubicaciones “de forma temporal”. El curso comienza, y en poco tiempo nos damos cuenta de que nuestro niño de dos años está siendo privado en gran parte de sus derechos educativos: no dispone de baños adaptados, las profesoras no tienen agua caliente con la que poder asearlo, no hay ningún espacio donde realizar la psicomotricidad, el comedor es una zona de paso… y lo peor de todo, no puede salir al patio en todo el día porque no existe un espacio seguro para su edad.

A día de hoy, ya en junio y finalizando el curso, un montón de niños de Lasarte-Oria siguen sin un edificio que cubra sus necesidades básicas. Estamos desolados porque todo apunta a que nos vamos a quedar sin la escuela que queríamos para nuestros hijos DOS CURSOS ENTEROS. En casa nos derrumbamos, queremos que este salto tan grande en su vida sea lo menos traumático posible, y sentimos que le estamos fallando. Me gustaría saber cómo se sentirían los responsables de esta situación si fuesen sus hijos los que tienen que pasar por estas penurias…”.

La pasividad del Departamento de Educación del Gobierno Vasco es desesperante. Desde nuestro grupo municipal creemos que se podía haber actuado desde el inicio de una manera más eficiente, impidiendo que se perpetúe esta situación vergonzosa y evitando condenar a los padres y madres de la AMPA a tener que estar peleando, haciendo informes, denuncias, mociones, comparecencias, movilizaciones, etc., sobre todo cuando hablamos de la educación de nada menos que de 487 alumnos y alumnas. Por ello creemos que el Ayuntamiento de Lasarte-Oria tiene la obligación de seguir exigiendo al Departamento de Educación que asuma sus responsabilidades y esperamos que los grupos socialista y nacionalista vasco, que son quienes que gobiernan en el Ayuntamiento pero también en el Gobierno Vasco, ayuden a conseguir que se asuman los compromisos y se lleven a cabo las actuaciones que exigen las circunstancias.

Miembros del AMPA de Sasoeta-Zumaburu en el Pleno municipal celebrado el 13 de junio de 2017. Fotografía: Txintxarri