Biografía

Tengo 31 años. IMG_0518Nací en Donostia y he vivido en Lasarte-Oria desde los 11. Estudié en el colegio San Jorge y después en el English School, licenciándome en 2008 en Humanidades y Comunicación por la Universidad de Deusto. Realicé prácticas como redactor en el periódico Deia y trabajé siete meses como becario en El Diario Vasco, colaborando y escribiendo después para otros medios, como la revista 943 o la editorial Travel Bug, donde me encargaba de actualizar textos viejos y elaborar otros nuevos. En 2011 esa misma editorial me encargó la redacción del libro “Euskal Herria Insólita”, que recopilaba información y fotografías de lugares raros y poco conocidos del País Vasco. En 2010 presenté un texto al concurso literario del pueblo y gané el premio Lasarte-Oria de cuento en castellano. Desde mayo de 2011 administro una página web donde colaboran varios autores y publicamos vídeos y artículos de opinión propios y de otras páginas que nos ofrecen su colaboración.

 

Motivación

Jamás me habría imaginado votando a un partido político ni participando en uno de ninguna manera. No digamos ya presentarse como candidato a cargo alguno. Siempre concordé más con las ideas libertarias y anarquistas que con cualquier otro movimiento político o ideología. La política siempre me pareció un mundo terrible de envidias, traiciones y engaños, una actividad capaz de sacar lo peor del ser humano y convertir a las personas en perversas parodias de sí mismas.

Pero precisamente por eso, porque Podemos nos ofrece una oportunidad única para cambiarlo, me decidí a acercarme al Círculo de Lasarte-Oria, que estaba compuesto por apenas un puñado de personas ilusionadas y comprometidas. Juntos nos pusimos a trabajar para desarrollarlo, organizarlo y hacerlo crecer, hasta llegar al casi centenar de lasarteoriatarras que lo conforman hoy. Es gracias a esta ilusión y al gran apoyo que recibimos, que nos hemos decidido a dar la cara para llevar al Ayuntamiento una nueva política puesta al servicio de la gente, no al de los intereses rancios y herrumbrosos de los cuatro de siempre.

La inteligencia y la audacia de tantos hombres y mujeres libres es muy contagiosa y se propaga con una rapidez vertiginosa. Ahora resulta que todo lo que era tan imposible, todo eso que jamás podría hacerse, no solo es posible y preferible, sino que además es inevitable. Yo entendí rápidamente eso de que ahora “nos toca ser audaces”, de que nos toca pasar a la acción. Si queremos resolver los dos grandes problemas del Ayuntamiento, que son la corrupción y la burocracia, será imprescindible tener en las instituciones a personas honestas y con voluntad para resolverlos, de manera que la gente encuentre allí a aliados, no a barreras burocráticas o pozos de los deseos.

Claro que será complicado y todo un reto luchar contra un sistema perverso del que pasaremos a formar parte, pero esta es la única manera de cambiar las cosas, y Podemos viene bien pertrechado de métodos éticos y democráticos para lograrlo. Es nuestro deber intentar una vuelta a la cordura, por los anhelos históricos de nuestros abuelos y por las inquietudes vitales de las nuevas generaciones. Veremos cómo se lo toman los monstruos del pasado.